Rutas petroleras y chokepoint: todo lo que va a cambiar

El gran tráfico de oro negro siempre ha representado una amenaza para el ecosistema: a partir de ahora ya no será lo mismo. El nacimiento de “grandes atascos”, peligrosos para el medio ambiente, deriva del hecho de que un tercio de todos los productos que viajan durante el año en los barcos está compuesto por petróleo y derivados.

Pero considerando la propensión de las empresas a desear un futuro sin petróleo, es casi seguro que este peligro será reducido. El 80% de las rutas petroleras pasan por “chokepoint”, los cuellos de botella (curiosa la relación con el concepto genético del “efecto cuello de botella”) o pasajes obligatorios, frecuentemente en el centro de tensiones políticas o comerciales. Si se interrumpieran, podrían reducir significativamente el abastecimiento de grandes áreas geográficas, con las consecuentes e inmediatas repercusiones sobre el precio de la energía y del petróleo.

El chokepoint más importante desde el punto de vista económico es el Estrecho de Ormuz, por donde pasa una quinta parte del tráfico total, del que el 80% hacia Asia: de hecho, seis de las más grandes potencias petroleras se encuentran en el Golfo Pérsico. Los cuellos de botella frente a Singapur son un punto de absoluta dificultad para el tráfico y los piratas, pero es fundamental para llegar a China, Japón y Corea del Sur, tres grandes y consolidadas realidades económicas del continente asiático. El Canal de Suez es otro cuello de botella y registra un aumento de los flujos de petróleo crudo ruso, norteafricano y estadounidense hacia el Sur para satisfacer la demanda asiática. Varios navieros han experimentado que, para determinadas cargas, ahora es más barato dar la vuelta a África que pagar el peaje a Egipto. En el fondo del Mar Rojo se encuentra Bab el-Mandeb, escenario en el pasado de sangrientos episodios de piratería.

En cambio, los Estrechos del Bósforo y de los Dardanelos cierran el Mar Negro y separan la Turquía de Erdogan de Crimea, miembros y protagonistas de la Guerra de Crimea de 1858-61. Es exactamente en estos dos estrechos donde pasa el petróleo crudo de Rusia, de lejos la nación líder del petróleo europeo, procedente del Mar Caspio hacia Europa. Durante años, Turquía está planeando una duplicación para atravesar las afueras occidentales de Estambul. El Canal de Panamá, en relación a las rutas del petróleo crudo, tiene un valor regional: ciertamente es un punto crítico, pero para otro tipo de mercancías. Más importancia tienen los estrechos daneses entre el Báltico y el Mar del Norte y el Cabo de Buena Esperanza que, a diferencia de los otros chokepoint, no es un cuello de botella, pero sigue siendo un pasaje obligatorio, frente al cual transitan 6 millones de barriles cada día, hacia Asia y Occidente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 4 =